sur-portugal-portada

Tan sólo 8 días en Portugal y ya voy por la tercer parte del viaje. En este post les cuento la historia de unos días por las playas del sur de Portugal, más específicamente por Albufeira y Lagos.

La primer parte de este viaje fue en Porto (acá la historia). Una vez empapada de la historia del nacimiento de Porto cale partimos para el sur parando en Amarante, Coimbra, Fátima y las grutas de Moeira (acá la historia). Después de esto ya era hora de zambullirnos en las playas portuguesas, o al menos recostarnos.

Qué ver en el surde Portugal

El sur de Portugal es a mi criterio una de las paradas obligatorias de quien planea un viaje a este país. Si, ya se que esta frase está sustentada en la absoluta y completa subjetividad. En esta zona hay playas hermosas, con agua congelada y piedras de formas extrañas así como también acantilados. Los que me conocen saben cuánto los amo.

Acostumbrada a recorrer iglesias, museos y decenas de lugares en una misma ciudad, esta zona ofrece una experiencia un tanto distinta. Las playas son las estrellas, y juro que no tienen nada que envidiarles a una gran ciudad. Lo ideal es tener un auto para poder recorrer varias.

Dónde hospedarse

Hay un montón de aldeas o pequeños poblados en el sur de Portugal. Pero también algunas ciudades más preparadas para el turismo tanto nacional como internacional. Si vas a pasar uos días por las playas del sur de Portugal te recomiendo dos lugares que combinan muy bien precio y calidad.

Albufeira es donde nos quedamos nosotras. Paramos en Roca Belmonte, un complejo de departamentos muy bonito. Por tres noches pagamos 275 EUR para tres personas. El lugar era muy bonito y cómodo. Lo malo, y llamativo para el sigo XXI, es que el wifi es un servicio que lo cobran por separado. Es un monto bajo pero habla de algo un poco fuera de contexto a mi criterio.

Podría decir que Albufeira es un típico pueblo costero: con un centro repleto de restaurantes, y músicos que haces shows en la “rambla” o plazoleta y escultores que hacen maravillas con la arena. La playa del lugar es ancha y extensa, linda para ir a visitar unos días (pero sin duda no la más linda de la zona). Es muy gracioso, y útil, que agregaron dos tandas de escaleras mecánicas de acceso a la playa y calle principal. Las casas del lugar cuentan con un pequeño faro a modo de chimenea: no pude descubrir qué significa.

Sesmarias es un pequeño poblado que pertenece a Albufeira que también tiene unas playas muy bonitas, con piedras y bastante anchas. Para quienes les gusta descansar y no moverse mucho, hay hoteles casi a la orilla de la playa que se ven muy bonitos.

Lagos es otro de los destinos donde la mayor parte del turismo se aloja. Las playas, a diferencia de Albufeira son mucho más pequeñas y están invadidas por piedras multiforme.

En este lugar, además está la Ponta da Piedade, un grupo de formaciones rocosas alucinantes para ir a visitar. Hay una empresa que alquila kayaks y ofrece paseos en lancha (20 EUR, 20 minutos). A mi criterio no vale mucho la pena.

Les comparto otro montón de nombres de playas que me recomendaron pero que lamentablemente no llegamos a conocer: Cabanas Velhas Beach, Sagres, Praia da Luz, Praia de Vale Figueira, Odeceixe y Beach Amalia.

Faro es otro de los lugares del sur que cuenta con bastante equipamiento para alojar turistas. La realidad es que es una ciudad conocida ya que cuenta con un aeropuerto. Hablando con portugueses y viajeros, no es el lugar que más me recomendaron visitar.

Juegos acuáticos

Como todo pueblo costero, hay una intención constante a que los turistas no se aburran y vivan la playa algo más que un lugar para tomar sol o chapotear en el agua. En Albufeira encontramos un parque acuático ubicado a 200 mts aprox de la costa. Se trata de una estructura que flota en el medio del mar con toboganes e inflables multiforme.

Otra de las cosas, que también vimos en Mallorca, son una especie de auto/bote a pedal con un tobogán. Esto sería como el carrito que hay en Bosques de Palermo pero modelo europeo y acuático.

Comer en el sur

Sólo tuvimos la posibilidad de comer en Albufeira. Tal como se pueden imaginar, la especialidad de la zona son los pescados en todas sus formas y colores: salmón con verduras, lomo de atún con papas, pinchos con pequeños pescados, etc. Pero como es un gran polo de turistas alemanes, ingleses y otras partes de Europa también hay muchos “stake house” que vienen a representar una especie de parrilla; por supuesto la mayoría con nombres argentinos.

En cuanto a precios, no varía mucho del resto de Portugal. Un plato puede estar entre 8 y 15 EUR.

Algo que me llamó mucho la atención es que las verduras en Portugal se sirven en su mayoría cocidas al vapor o hervidas más que fritas o al horno.

Ahora que ya sabes los tips para pasar unos días por las playas del sur de Portugal, por la ciudad de Porto y por los pueblos del camino, te invito a terminar el viaje por Lisboa y Sintra.