belfast-portada

Cuando viajé a Belfast, la denominé «La Pequeña Londres» ya que es una ciudad con mucha cultura inglesa pero con también empapada del toque irlandes. En este post te comparto tips para un paseo por Belfast en 2 días.

Cómo llegar y dónde hospedarse

Lleué en bus desde Dublin con la empresa Eireann, la misma que me llevó desde Dublin a Galway (acá acá les cuento sobre mi paso por esas ciudades). El viaje duró menos de dos horas y me costó la mitad que si hubiese viajado en tren (acá la comparación).

ayuntamiento-belfast
Ayuntamiento de Belfast.

Si bien fue muy corta mi estadía en esta ciudad, bastó para enamorarme y dejarme con muchas ganas de volver. Estuve una noche parando en el hostel Vagvonds que me encantó. La decoración es bohemia, el desayuno era simple pero bueno (tostadas con manteca/mermelada, cereales y café/te) y las habitaciones amplias y cómodas. Quedaba a algunas cuadras de una de las principales calles de bares y boliches de la zona. Aunque era un poquito lejos del centro, lo super recomiendo.

Imperdible parar en el Castillo de Belfast

Un paseo por Belfast en 2 días tiene parada obligatoria en el Castillo de Belfast que quedaba a unos 16 km aprox del hostel. Como siempre me gusta hacer, me perdí por varias de las calles de la ciudad pasando por parques, barrios residenciales y calles repletas de inmigrantes.

En este transcurso es donde apodé a esta ciudad “La pequeña Londres” ya que las casas son muy similares a lo que he visto ahí. De todas formas, fue curioso y bizarro encontrar detrás de estas casas pintorescas, esculturas hechas con espejitos (similares a las bolas de boliche) o jardines decorados con estatuillas de conejos o flores artificiales.

El destino final de mi caminara fue el Castillo del Belfast, una construcción del siglo XVII que actualmente se usa como sede de eventos y reuniones privadas. Lo más lindo del castillo es su fachada y el enorme parque que lo rodea. Al estar bastante alto también tiene una vista prestigiosa de la ciudad. Se puede llegar a su base a través de buses públicos, pero creo que la mejor manera es hacerlo caminando y explorando las calles.

El Gobierno de Irlanda del Norte no financia las iglesias, por lo que éstas tuvieron que tomar nuevas estrategias para subsistir. Es así como actualmente funcionan como templo durante el día y también como sede de eventos privados por las noches. Dicen que es muy interesante ir a ver alguna banda tocar en estas iglesias.

La Noche en Belfast

Me tocó estar un sábado a la noche en Belfast y puedo asegurar que hay clima de fiesta. Hay muchos bares típicos inglés donde suelen haber bandas e vivo o karaokes. También pude ver Party Bikes, unos carritos como el de la foto que representan un bar móvil donde los invitados se sientan y mientras pedalean y recorren la ciudad, disfrutan de tragos y música. Por lo que me contaron otros viajeros, en otras ciudades del mundo también están.

Hay otros lugares a los que me quedé con ganas de ir como por ejemplo el Museo del Titanic, Cavehill, la escultura The Big Fish, Albert’s memorial Clock y más bares, por supuesto.

Luego de pasar un fin de semana hermoso en la ciudad y en un tour por la Calzada del Gigante, partí para Dublin. Me hospedé una noche en un hostel de la zona de Temple Bar (muy buena ubicación para hospedarse) y partí hacia Edimburgo con una no tan pequeña escala en Londres.

Curiosidades del lugar

La foto quie sigue estas líneas demuestra algo muy común de ambas partes de la isla. Me he encontrado pintas de cerveza casi vacías por lugares insólitos como atrás de postes, en parques, en ventanas. Al parecer cuando los irlandeses quieren terminar la fiesta no les importa donde dejar sus pertenencias.

belfast-castillo-cerveza
Regalitos a la entrada del Castillo de Belfast