portada-roadtrip

Dejando Porto me embarqué en una aventura en cuatro ruedas de dos días. Hoy les comparto la primer parte de este roadtrip por Portugal pasando por Amarante, Coimbra, Fátima y las Grutas de Moeda y con mucha data de qué ver y dónde dormir.

Viajar en auto

Una de las mejores opciones para conocer de punta a punta Portugal es hacerlo en auto. Las agencias ya están preparadas para los turistas así que suelen tener oficinas en el aeropuerto, en el centro de la ciudad y también ofrecen la posibilidad de retirar el auto en un lugar y devolverlo en otro.

Esto fue lo que hicimos nosotras. Nos llevamos el auto en Porto y lo devolvimos una semana después en Lisboa, en ambos casos en las oficinas del centro. Europcar fue la empresa que nos acompaño tanto en Mallorca (acá la historia de viaje) como en Portugal. La experiencia fue muy buena así que la recomiendo. Lo único a tener en cuenta es que siempre suelen ofrecerte el seguro contra todo riesgo en la misma oficina y es un poquito más económico comprarlo online.

Si el auto tiene GPS incorporado, es importante que chequees que tenga activada la opción de autopistas, sino te hace dar mil vueltas y tardar muchísimo mas.

En cuanto a la nafta, el costo no es muy superior de lo que pagamos en Argentina. Las autopistas, por su parte, están en excelente estado y los paisajes que se ven son muy bonitos: campiña, casitas rurales y animales.

Una sola cosa a tener en cuenta, que no es menor, son los peajes. Hay dos tipos: los manuales y los automáticos. Los primeros refieren a las cabinas con personas de carne y hueso. Muchas veces primero hay que pasar por el peaje y sacar un ticket que algunos kilómetros más adelante te cobran de forma manual. En estos también se puede pasar con el aparatito de telepeaje que te lo ofrecen directamente las agencias cuando alquilas. Los otros peajes son los automáticos. Se trata de estructuras muy similares a las que sostienen los carteles de la ruta y tienen sensores que detectan tu patente por lo que cuando pasas te cobran. De estos hay un montón y casi que ni te das cuenta. La referencia está en que unos metros antes hay carteles con los precios de cada tipo de vehículo.

Si alquilaste el aparatito de telepeaje, el costo de estos se debitará de tu tarjeta, sino tenes 24 horas para pagarlo a través de Toolservice, ToolCard o Easytool. En este post encontré todo muy buen explicado.

NOTA: El costo total que pagamos fue de 86.30 EUR usando las autopistas portuguesas durante 3 días (desde Porto a Albufeira y luego a Lisboa pasando por todos estos pueblitos). La cuenta nos vino 15 dias después de que devolvimos el auto.

Ahora si, vamos juntos a embarcarnos en este roadtrip por Portugal con tips de qué ver y dónde dormir.

Primer parada: Amarante

Partimos desde Porto hacia Amarante, una ciudad ubicada a 60 km aprox al norte con una población de 56 mil habitantes aprox. Vale la pena visitarla un ratito pero a tener en cuenta que no queda de camino al sur, ruta que por lo general tomamos los turistas.

Ahí visitamos la Iglesia, el puente y el Convento San Gonzalo, el Rio Tamega, la Iglesia San Pedro (que fue restaurada hace poco y tiene unas pinturas sobre madera bellísimas) y caminamos por las callecitas de lugar apreciando las casas, los locales y a la gente del pueblo. Tuvimos la suerte de pasar por ahí un sábado así que pudimos ver a la gente del pueblo paseando y caminando como cualquier día.

Amarante parece una ciudad quedada en el tiempo. Los locales se ven antiguos pero al mismo tiempo en excelente estado. Vimos unas niñas usando vestidos tradicionales como en una película; es como si te remontaras 60 años atrás. En las calles se ve la típica cultura o arquitectura portuguesa pero también se pueden encontrar cabinas telefónicas (regalo y demostración de la fuerte influencia inglesa) tal como pasa en Porto (acá la historia).

Una gran anécdota es la desgracia, con suerte, que pasamos en Amarante. Despistadas como somos, dejamos el auto estacionado en un garaje privado. Cuando volvimos, entusiasmadas para partir a Coimbra, nos encontramos con un auto atravesado que no nos dejaba sacar el nuestro. Y, ¿adiviná qué? La dueña del auto se había ido a la peluquería e iba a pasar 5 horas. El final se los cuento en otro post.

Parada 2: Coimbra

Empezada la tarde, y sorteada la dificultad del auto, partimos para Coimbra. Desde Amarante son 170 km aprox . La ciudad tiene 105 millones de habitantes aprox. Generalmente se la conoce por haber sido la capital medieval de Portugal por más de un siglo y por contar con una de las universidades más conocidas de todo el país.

Como llegamos un poco tarde nos dedicamos a caminar la ciudad y a descubrir parte de sus principales atractivos turísticos como el Rio Mondego, la Universidad, las estatuas repartidas por la ciudad y las calles y construcciones medievales.

Casi como si estuvieramos dentro de una película, mientras subíamos para la zona donde está la Universidad de Coimbra, escuchamos un coro. Siguiendo el cálido sonido de las voces entrelazadas, encontramos una edificio público donde aparentemente se estaba celebrando una fiesta local. Había niños y adultos vistiendo trajes y capas largas, muy parecidas a la de los magos de Harry Potter. Esto no es algo fuera de lo normal ya que como símbolo de la tradición y el poder adquisitivo muchas instituciones educativas lo siguen utilizando en Portugal aunque no de forma obligatoria. En mi cuenta de Instagram está el videito como parte de la historia destacada de Portugal.

Estos uniformes, similares a los que usan en la Universidad de Porto, inspiraron a JK Rowling para hacer los trajes de los alumnos de Hogwarts

Parada 3: Fátima

Ya casi entrada la noche partimos para Fátima que queda a 88 km aprox de Coimbra. Ni bien llegamos buscamos un hotel para pasar la noche. Por 50 EUR conseguimos una habitación en Fatima Guest House sin desayuno. La verdad super recomendable porque era cómodo, limpio, y había una pequeña cocina con heladera compartida.

Esta ciudad tiene mucha similitud con Luján, está construida y la dinámica está dada por la Virgen de Fátima y las actividades eclesiales como misas y rezos. Cada hotel cuenta con un local estilo santería donde venden velas, estampitas y todo relacionado con la virgen.

Los horarios de misa y reso del rosario se pueden conseguir en todas partes. Es muy emocionante ver todo el sacrificio que hace la gente cuando pasa por Fátima; desde caminar de rodillas hacia la iglesia así como también pasar horas rezando en el exterior.

Grutas de Moeda

Descansadas y tras tomar un desayuno en un café de paso en Fátima, partimos hacia las Grutas de Moeda que quedan a tan sólo 6.5 km aprox. Esta maravilla natural fue encontrada en 1971 por dos cazadores que perserguían a un zorro, hoy uno de ellos es el dueño y encargado de explotarlas. Las grutas tienen 350 metros de recorrido para visitar y su profundidad es de 45 m, para abajo, desde la entrada. Está lleno de diferentes formas y largos de estalacmitas y estalactitas.

La entrada sale entre 9 y 12 EUR. El costo es mayor si queres visitar el centro arqueológico, pero con entras a las grutas está perfecto. La visita cuenta con un guía del staff. A nosotras nos tocó una chica que hizo una visita en 3 idiomas: francés, inglés y español ¡una genia!. Al final de la visita, y como todo atractivo turístico, termina en el gift shop donde te ofrecen probar algunos productos regionales como galletitas y un vino dulce.

Después de Moeda nos fuimos para Sintra. Pero antes de llegar a este precioso pueblo te invito a acompañarme a las playas del sur.


Viajar de esta manera no es nada complejo así que recomiendo mucho dedicar unos días (y varios pesos) porque vale la pena. En este artículo te conté data sobre qué ver en el camino y dónde es mejor quedarse a dormir haciendo un roadtrip por Portugal. ¿Estás pensando hacer tu pasada por Portugal en 4 ruedas? Contame!